Conor y sus métodos

El sábado pasado fuimos a un pub inglés que se encuentra cerca de mi casa, para ver dos partidos de futbol y un par de peleas de UFC, un deporte que desde 1994 ha tenido un crecimiento tremendo, dejando a muchos otros deportes de contacto como el boxeo en segundo lugar.

En este momento, el campeón de campeones se llama Conor Mcgregor, un peleador que lo ha ganado todo en los últimos años; un peleador que, aunque es mi favorito sin lugar a dudas, es despreciado por muchas personas.

Lo anterior debido a que tiene una personalidad muy fuerte, así como una amplia seguridad en sí mismo, una seguridad respaldada completamente por hechos sólidos, demostrados en el octágono, una y otra vez.

Debido a la brutalidad de estos combates, muchos peleadores antes de Conor y durante su tiempo, emplean violencia bruta para contrarrestar la naturaleza de su deporte, siendo esto como un tren yendo frente a frente contra otro tren. El resultado siempre es un alto nivel de destrucción y es difícil con estos choques bruscos salir victorioso con poca sangre.

Se dice mucho que el operar diferente al resto es una buena técnica para vencer, ya que a muchos competidores les resulta muy difícil reaccionar ante algo a lo que no están acostumbrados, debido a que en esta situación es muy complicado usar un plan B o C .

Esto es debido a que por lo general el plan B y C se cultivan mucho tiempo antes de implementarse, debido a que estos planes son hechos específicamente para  situaciones de emergencia, cuando el plan principal falla.

conor-mcgregor

Sin embargo, aquel que decide operar de manera distinta a sus competidores debe saber que sus métodos o procedimientos alternativos tienen que ser unos que funcionen, de lo contrario no solo será derrotado, sino que su derrota será una humillación y sería muy difícil regresar al pódium después de una humillación.

Conor es un peleador cuyos métodos alternativos han sido no solo decentemente efectivos y dignos de ser llamados métodos, sino que han sido excelentes, casi infalibles. Muchos peleadores han tratado de implementar su método; sin embargo, no les ha funcionado.

El método de Conor es la implementación casi perfecta de la armonía entre la defensa y el ataque, dependiendo de la situación del combate y de las situaciones imprevistas que inevitablemente brotan en la pelea.

La verdadera razón por la cual la defensa de Conor es tan efectiva, es debido en gran medida a su excelente habilidad para medir las distancias que existen entre los peleadores, así como su excelente modo de hacer a su oponente abrir su guardia por medio de fintas rápidas, fintas que casi nunca son las mismas, siendo en estos momentos cuando incrusta su poderoso jab con el que corta y derriba al rival.

Conor es un ejemplo personificado de la celebrada frase “El mejor ataque es la defensa”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *