Cuatro destinos para pasar Navidad en México

¿Ya saben dónde pasarán las próximas fiestas decembrinas? Quedarse en casa con la familia es la opción tradicional, pues una de las costumbres más agradables de estas fechas es compartirlas con los seres más queridos.

No obstante, algunas personas aprovechan la ocasión para tomar vacaciones y viajar. Si tal es tu caso, pero además quieres mantener el espíritu de la temporada, en estos destinos de la república mexicana encontrarás alternativas muy interesantes, para celebrar la Navidad como nunca antes lo habías hecho.

Tepotzotlán, Estado de México

Empezamos con el destino más próximo a la capital del país; Tepotzotlán, en el Estado de México. En este pintoresco pueblo se conserva una tradición navideña típica de nuestro país, la pastorela. Para quienes no la conozcan, diremos que la pastorela es una puesta en escena que representa las aventuras y peligros que sortean los pastores en su camino al portal de Belén (de ahí el nombre). Guiados por ángeles, los pastores tratan de llegar al lugar donde ha nacido el hijo de Dios, pero los traviesos diablos, que por lo general resultan los personajes más entrañables de la trama, les ponen diversos obstáculos para impedir que logren su objetivo.

En Tepotzotlán, las pastorelas son un gran espectáculo, que tiene como escenario el edificio de un ex-convento jesuita. Además de la representación, se organiza una verbena popular, en la que se pueden probar los tradicionales buñuelos, el ponche y los tamales.

Tarímbaro, Michoacán

La Navidad michoacana es una de las celebraciones que presenta mayor sincretismo; es decir, una fusión de tradiciones prehispánicas con creencias y prácticas de la religión católica, traídas a nuestro territorio por los conquistadores españoles.

Un ejemplo es la fiesta de Takari, que se lleva a cabo en el pueblo de Tarímbaro. En diversas calles del pueblo se ejecutan danzas rituales, mientras que las personas recogen heno, para el nacimiento que se coloca en el atrio de la iglesia. Las figuras son artesanales, talladas en madera.

Trinidad de las Huertas, Oaxaca

Las comunidades zapotecas y mixtecas que habitan esta región oaxaqueña se han dedicado durante siglos a la floricultura y la horticultura. Durante la conquista y la evangelización, los pobladores adoptaron tradiciones como la del nacimiento, sólo que le imprimieron un toque particular; emplearon parte de las cosechas de rábanos de sus huertas, para confeccionar las figuras del portal de Belén. Hasta la fecha, esa tradición se conserva y cada 23 de diciembre se celebra la Noche de los Rábanos. Los horticultores de la región elaboran y exhiben sus artesanías hechas con rábanos, que ya no incluyen sólo las piezas del nacimiento, sino todo tipo de representaciones artísticas.

Península de Yucatán

Varias regiones de la Península de Yucatán celebran la tradición de las ramas. Es una festividad muy similar a las posadas, pero lo que se lleva en procesión, en vez de los peregrinos, es una rama de limonaria o areka, decorada con adornos navideños. Quienes decoran y portan las ramas son los niños y lo que piden no es posada, sino aguinaldo, que puede entregarse en forma de fruta, golosinas o dinero.

Estas son sólo algunas de las tradiciones mexicanas que podrás vivir en época navideña. Elige tu destino, planea tu viaje por carretera o reserva tu vuelo con Volaris y prepárate para tener unas muy felices fiestas.